La Experiencia de Mery Buda

Tatuajes, cómic y Música por María Bustamante Tejeda

Birren, Faber. Color and human response

Birren, F. (1978). Color and human response: Aspects of light and color bearing on the reactions of living things and welfare of human beings. New York: Van Nostrand Reinhold.

Capítulo III. Respuesta visual

Ciertas personas se pueden concentrar en diseños o imágenes y, con el solo pensamiento, transferir una reproducción clara a un lámina
fotográfica sellada… Ted Serious  podía mirar fijo a una polaroid y salían (en ocasiones) fotografías vagas, menor número de personas que de
lugares o estructuras como la Torre Eiffel, Taj Mahal, la Casa Blanca… El resultado fue un libro ilustrado de 368 páginas por Jule Eisenbud.
(pag 30)

De acuerdo con E.R. Jaensch en su libro Eidetic Imagery, las imágenes experimentadas por humanos caen en tres tipos -memory images,
afterimages y eidetic images (pag 30)

Memory image (imagen mnésica??). Es producto de la mente y la imaginación y tiene la calidad de una idea o pensamiento (pag 31)

Afterimage (postimagen??). Es verdaderamente vista y puede tener forma , diseño, dimensión y matiz preciso (pag 31)

Las imágenes eidéticas son un fenómeno que toma una posición intermedia entre sensaciones e imágenes. Al igual que las postimágenes
fisiológicas ordinarias, siempre son vistas, literalmente. Tienen la propiedad de inevitabilidad bajo cualquier condición y la comparten con
sensaciones (pag 31)

Las imágenes eidéticas son el don de los niños, los jóvenes, los locos, los místicamente inspirados… Es una realidad sensorial… El niño
jugando con sus juguetes puede ser capaz de proyectar imágenes vivientes de ellos. Pueden no ser un mero producto de la imaginación.
Pueden ser más tangibles, con dimensión, color y movimiento en su estructura  (pag 31)

Para algunos controlados por el delirium tremens ratas se han deslizado por las paredes, y cables se han proyectado desde la punta de los
dedos (pag 31)

En los 60’s un culto a las drogas muy extendido estaba basado en la simple creación de una gota de LSD en un terrón de azúcar. A través de
todo el país incontables personas, mayormente jóvenes, de repente tragaron el terrón de azúcar y fueron a viajes celestiales. Uno de los rasgos
más notables de ellos era una explosión de color brillante, fluido y relampagueante como nunca se había presenciado en la tierra. En efecto, se
hizo el asombroso descubrimiento de que dentro de la psique humana existía un fantástico mundo de color (pag 32)

El proceso de la visión fue revertido, venía de adentro hacia afuera, y no de afuera hacia adentro (pag 32)

Las drogas alucinógenas se habían conocido por siglos en el hashish, opio, peyote, mescal. Derivado del cactus, los Indios Americanos
tomaron peyote como parte de un ritual religioso. El culto al LSD en América durante los 60’s tambipen los usó frecuentemente con propósitos
religiosos- para alcanzar la armonía con todo lo que es infinito. (pag 33)

Aldous Huxley escribió: “La mescalina eleva todos los colores a un poder más alto y hace al perceptor conciente de innumerables sombras
finas de diferencia, a las que es comletamente ciego en tiempos ordinarios (pag 33)

Las visiones frecuentemente tienen una cualidad oriental, como alfombras orientales traídas a la vida, pero con colores de intensidad fabulosa
(pag 33)

Según Stanislav Grof, psiquiatra que ha hecho trabajo experimental con LSD por más de 15 años, los viajes con LSD pueden ser tanto hacia
abajo como hacia arriba. Pueden por un lado ser sentimientos de unidad cósmica, santidad, paz, felicidad, y por el otro lado ser terror extremo
(pag 33)
Pueden ser inmersión cósmica, sentimientos de maldad, persecución, con visiones de dragones, pitones, pulpos… Puede haber conceptos
del infierno, sufrimiento insoportable, guerra, epidemias, catástrofe. Puede haber muerte y renacimiento, la descarga de una gran energía, con
visiones de explosiones, volcanes, bombas atómicas. Puede haber aniquilación total, muerte del ego. Puede también haber un sentimiento
sobrecogedor de amor. “El universo se percibe como indescriptiblemente hermoso”. Puede haber “Visiones de fuentes radiantes de luz
experimentadas como divinas, de un celestial color azul, de un espectro de arcoiris, de plumas de pavorreal (pag 33)
Para confirmar la teoría de Jung del inconsciente colectivo, puede haber ecos de mitología griega, historias bíblicas, ceremonias paganas.
Puede haber retrocesos ancestrales en los que la persona revive las experiencias de sus progenitores (pag 33)

La toma de LSD ha llevado a nuevas formas de arte. Además de colores brillantes, las visiones frecuentemente revelan líneas onduladas,
mosaicos, flores, animales, patrones geométricos, joyas, rejillas, celosías (lattices), panales, calado (fretwork) (pag 34).
Los artistas han intentado poner estas visiones en el lienzo (pag 34)

Del culto al LSD vino la discoteca de los tardíos 60’s y tempranos 70’s. Revirtiendo el proceso de la ingestión psicoquímica, las discotecas
usando luces relampagueantes, colores fuidos, diseños líquidos y patrones y sonidos rugientes intentaron con justo éxito dejar en blanco al
mundo real con fantasía psíquica y de pesadilla- sin tomar drogas (pag 34)

Leer color and music (pag 49)

Leer Psychic lightning (pag 109)

Comments are closed.

Powered by WordPress. Theme by Sash Lewis.