La Experiencia de Mery Buda

Tatuajes, cómic y Música por María Bustamante Tejeda

Echeverría, Bolívar. De la academia a la bohemia y más allá

Con la Segunda Guerra Mundial y la destrucción de Europa por el nazismo y sus vencedores, las vanguardias del “arte moderno” completaron su ciclo de vida. El nervio “revolucionario” que las llevó a sus aventuras admirables se había secado junto con el fracaso del comunismo y el fin de toda una primera “época de actualidad de la revolución”. La industria cultural, es decir, la gestión capitalista de las nuevas técnicas artísticas y el nuevo tipo de artistas y públicos, ha sabido también integrar en su funcionamiento muchos elementos que fueron propios del arte de esas vanguardias y hacer incluso del “arte de la ruptura” un arte que retorna a su oficio consagrado en la modernidad “realmente existente”, a la academia restaurada como “academia de la “no academia”, regentada por “críticos de arte”, galerías y mecenas. (23)

es interesante advertir que el giro vanguardista de hace cien años, que recondujo al arte al ámbito desquiciante de la existencia festiva, no ha podido ser anulado y que hoy en día una extendida “estilización salvaje” de la vida cotidiana, practicada por artistas y público improvisados, ajenos al mundo de las “Bellas Artes de Festival”, parece indicar que, pese a todo, no todo está perdido (24)

Comments are closed.

Powered by WordPress. Theme by Sash Lewis.