La Experiencia de Mery Buda

Tatuajes, cómic y Música por María Bustamante Tejeda

Roszak, Theodore. El nacimiento de una contracultura

Roszak, T. (1970). El nacimiento de una contracultura: Reflexiones sobre la sociedad tecnocrática y su oposición juvenil. Barcelona: Editorial Kairós

Capítulo II Una invasión de centauros (pag 57)

…lo nuevo en la transición generacional en que nos encontramos es la escala a que se produce y la profundidad del antagonismo que revela. Hasta el punto que no parece una exageración el llamar <<contracultura>> a lo que está emergiendo del mundo de los jóvenes. Entendemos por tal una cultura tan radicalmente desafiliada o desafecta a los principios y valores fundamentales de nuestra sociedad, que a muchos no les parece siquiera una cultura, sino que va adquiriendo la alarmante apariencia de una invasión bárbara (pag 57)

Ebrios y furiosos, los centauros irrumpen en las fiestas civilizadas que se están celebrando. Pero surge un severo Apolo, guardián de la cultura ortodoxa, que se adelanta para recriminar a los perturbadores y echarlos fuera. Es una imagen fuerte, sin duda, que reproduce una temible experiencia de la vida de toda civilización: la experiencia de la ruptura cultural radical, el choque entre concepciones irreconciliables de la vida (pag 58)

Tonybee identificó esta clase de rupturas culturales como obra de un <<proletariado>> desheredado, utilizando como modelo la acción y la influencia de los primeros cristianos dentro del Imperio Romano, clásico ejemplo de un Apolo derribado por los anárquicos centauros. El ejemplo cristiano es uno de los que no tienen inconveniente en invocar muchos jóvenes hip, quizá con más propiedad de lo que están dispuestos a reconocer muchos de sus críticos. Asfixiados y sin esperanza por el ethos y la clase social de la cultura oficial, la primitiva comunidad cristiana supo modelar a partir del judaísmo y los cultos mistéricos, una cultura minoritaria que a la ortodoxia grecorromana tenía que parecerle por fuerza absurda. Pero lo absurdo, lejos de ser sentido como una desgracia, se conviertió en bandera de aquella comunidad. (pag 58)

Archie y Jughead nunca besaron a Verónica y a Betty. Supermán nunca besó a Lois Lane. Ya estamos hartos de todas estas concepciones ridículas. Adán debería haber defendido su Jardín del Edén contra su omnipotente administrador [De una grabación del discurso reproducido por KPFA] (pag 60)

Todo el mundo reconoció sin dudar que el autoritarismo en nuestra sociedad actúa abierta o sutilmente a todos los niveles de la vida; desde las aventuras fantásticas de los comics hasta la teología cristiana, desde las aulas de las facultades hasta la intimidad de la alcoba. (pag 60)

Capítulo VII El mito de la conciencia objetiva (leerlo todo) (pag 221)

Por esta razón la contracultura, que se asienta sobre un sentido profundamente personalista de la comunidad más que sobre valores técnicos e industriales, resulta ser una crítica de la tecnocracia más radical que cualquiera de las ideologías tradicionales. Si con un cierto sentido de la persona nos adentramos audazmente en las profundidades psicoanalíticas, obtendremos rápidamente un punto de vista que rechazará muchos valores del industrialismo hasta aquí indiscutidos. Empezaremos en seguida a hablar de unos <<niveles de vida>> que trasciendan los conceptos de alta productividad, eficiencia, pleno empleo, ética de trabajo-consumo, etcétera. En definitiva, el valor social clave es entonces la calidad, no la cantidad. (pag 222 y 223)

Creo que estamos en condiciones de identificar tres características fundamentales del estilo psíquico que se deriva de un intenso cultivo de la conciencia objetiva. Podemos llamarlas: 1) la dicotomía alienante, 2) la envidiosa jerarquía y 3) el imperativo mecanicista. (pag 233)

Comments are closed.

Powered by WordPress. Theme by Sash Lewis.