Tesis sobre Las izquierdas día 5

Introducción

Desde que Las izquierdas estábamos juntas como banda, tocando, me confeccioné un cuaderno donde pudiera teorizar acerca de lo que estaba pasando con nosotros. Después de cada toquín y experiencia nueva que teníamos en las noches, despertaba con la necesidad de hablar todo el día siguiente de los detalles. Quería entender qué habíamos hecho para provocar ciertas reacciones al público y a veces trataba de entender lo que ellos nos habían hecho a nosotros durante el show. Entonces, al percatarme de que nadie le seguiría el ritmo a mi exhaustiva charla sobre lo que había acontecido, pensé en obtener mi título de Licenciada en Artes Visuales con una tesis sobre música. Porque me daba cuenta de que el trabajo que estábamos haciendo Las izquierdas involucraba mucho más que música. Cargaba connotaciones de sexo, de liberación, de planeaciones mediáticas, de producción de imágenes, de trabajo comunitario, de filosofía, de arte. Y pensé que podría explicarle al mundo lo que nos estaba pasando, al mismo tiempo que me lo explicaba a mí.

Mi nombre es Mery. Las izquierdas son una agrupación musical que existió en La Ciudad de México desde el año 2012 hasta el año 2015. Dentro de la banda integrada por tres personas (incluyéndome), yo fungía como baterista, cantante, bailadora de tubo, pintora, dibujante, diseñadora web, etc.; Gabo fungía como armoniquista, trompetista, voz principal, bailador de tubo, diseñador de todo tipo de mercancía y publicidad incluyendo el disco, etc.; Andrés se ocupaba de la guitarra, de composición musical, bailar en el tubo, hacer vídeos, etc. Es decir, los tres teníamos roles multimediales, interdisciplinarios dentro del trabajo cuya forma última era de show en fiestas y celebraciones.

Espero que al escribir esta tesis pueda transmitir un modo de ver el mundo que descubrí después al trabajar junto con ellos dos, un modo de arribar a mi lado creativo atacándolo por el lado irracional, por mi libre y desenvuelto lado izquierdo. Para esto, planeo estructurarla en forma de dos narraciones que convivirán a lo largo del escrito: la primera es la de la historia de la banda, y la segunda es sobre el mismo proceso que estoy teniendo al elaborar una tesis, que es otro trabajo creativo bastante complejo.

Al meditar sobre mis motivaciones para realizar una escrito de esta naturaleza, llegué a la conclusión de que hay cinco cosas que espero de la realización de este trabajo:

  1. Sentar las bases de mi quehacer profesional como una artista visual que requiere de lo multimedial para encontrar su expresión. Espero que esta tesis me ayude a comprender la estructura de mi forma y metodología de trabajo. Quisiera usarla como arma para no volver a avergonzarme del compromiso que tengo con varias disciplinas artísticas al mismo tiempo; sino al contrario, aprender a sacarle provecho a estas cualidades de artista ‘interdisciplinario’. Dejar atrás el viejo proverbio ‘El que mucho abarca poco aprieta’ y declarar que planeo continuar con este camino de implicar en la producción musical, elementos que lo apoyen tales como el dibujo, la escritura y la acrobacia.
  2. Elaborar un compendio físico de las fotografías que atestiguaron el curso de la historia de Las izquierdas. Espero con esto que queden como un documento público y accesible sobre este fragmento de tiempo y espacio donde tuvimos nuestra existencia. Un documento de la época y de los espacios y personas involucrados en diversas actividades culturales, o más bien contraculturales.
  3. Abrir un espacio para exponer los trabajos de Arte visual que elaboré en torno a Las izquierdas a lo largo de su historia. Espero darle salida y una presentación adecuada a muchos trabajos de grabado, dibujo y pintura que quedaron solamente para el disfrute de la banda y no tuvieron ningún otro tipo de difusión.
  4. Aprender a contar una historia. Espero que, dándole uso a las múltiples herramientas comunicativas, logre descubrir y manejar las estructuras subyacentes a los mensajes escritos. Espero desarrollar una narrativa que haga sentir involucrado al lector. Usar lo anecdótico para ilustrar teorías generales.
  5. Abrir, como en un segundo aire, el canal de distribución del disco ‘Maratón chafarama con Las izquierdas’, que se logró durante los últimos meses de la historia de Las izquierdas y, cuyas copias se hallan repartidas entre los tres integrantes.

 

¿Y por qué a cualquiera le interesaría leer esto que escribo?

¿Se trata, acaso, de una presunción de la chingonería que es ser un artista que se mueve entre la música, las pinturas, los grabados y los bailarines cómodamente, sin miedo ni envidia ni juicios al trabajo de los demás? Quizás. Quizás quiero presumir que tuve un sueño y que ignoré todos los consejos sobre lo imposible que era, y alentar a quienes así se sienten en torno a la vida, como sin definición, a buscar hacer todo lo que sueñan aunque les tome años. Vale la pena

Mi trabajo tiene como eje la historia de la banda, por lo que se podría considerar que no va con la carrera de Artes Visuales. Pero desde mi punto de vista, yo no me hubiera atrevido a aprender música de la forma en la que lo estoy haciendo (a base de intuiciones, imágenes y riesgos más que con un riguroso estudio académico del solfeo y demás divisiones que existen en el estudio de la música oficial) si no hubiera cursado la carrera de Artes Visuales, que expandió totalmente mi panorama sobre el andar que tienen los hombres sobre la tierra en sus respectivos turnos, y sobre lo que dejan atrás cuando de ella se van.

Gracias a las enseñanzas sobre el lenguaje visual y sobre los fenómenos sociales y cotidianos que se pueden modificar desde el arte, me di cuenta de mi pequeña proporción con respecto al mundo, y de que realmente a nadie le importa si yo toco o no perfectamente. Pude ver, también, que la comunicación de la música también tiene su parte visual, especialmente cuando se trata de una ‘banda de rock’, o más bien una ‘banda de punk chafarama’ en el caso de Las izquierdas.

La música es un arte independiente, sin duda alguna: la belleza de los sonidos basta para embelesar, hacer reflexionar o transmitir energía a los que escuchan. Entonces, ¿cuál es la necesidad de apoyarla con trabajo visual? Supongo que se trata de lanzar al público el mensaje desde varios flancos.  Si se tiene la capacidad de darle intención no sólo a la música, sino también al mensaje visual, ¿por qué no hacerlo?

Según mi experiencia, la peculiaridad de ser artista visual y fungir también como músico de la banda, es que de alguna forma se tiene desarrollada la capacidad de verse a uno mismo desde afuera, como si fuese parte de una composición. Y esta parte, como músico, otorga la libertad de jugar con muchos elementos visuales alrededor y sobre uno, a sabiendas de que es un experimento visual más que atentar contra tu integridad. Es decir, al manejar el lenguaje visual desarrollas la conciencia de que tú también eres una imagen.

En el caso de Las izquierdas, éramos a veces demasiado visuales. Yo disfrutaba mucho planear de alguna manera el escenario que presentaríamos como banda. No tanto llenándolo de elementos, sino limpiándolo de ruido visual que estorbara a nuestra presentación. Me gustaba pensar el escenario como una composición con fondo, donde nosotros debíamos ser las figuras principales y nuestro letrero ‘Las izquierdas’ enmarcara toda la escena.

Además de las características de elaborar material visual como dibujos y grabados y letreros para la banda, otra parte importante de este trabajo es acentuar la retroalimentación que nos dio la fotografía de nuestra propia experiencia. Al igual que el trabajo de otros artistas que nos rodeó y nutrió el nuestro.

Ordeno, junto cosas. Agrupo objetos si siento que pertenecen a un mismo sector de mi conocimiento. Trato de pensar en lo que se va a grabar en la mente del espectador…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *